sábado, 13 de mayo de 2017

ZOMBIE I


ZOMBIE I

Manhattan, Nueva York – 1957


Ella vio ese rostro tan amado

que no conocía,

lo vio goteando en un mundo sin Dios.

El rostro amado era

un párpado de sangre

que se cerraba para siempre,

una estrofa de infancia con el espinazo quebrado.


Ella cortó flores blancas

y le dio de comer a su hijo muerto

pétalos fríos como dagas,

como huesos.

Lloró hasta recordar

que  estaba tan muerta como él.


Los dos se están velando,

abrazados.



Fotografía: Marilyn Monroe (1957), Richard Avedon


Del poemario "Good bye,  Norma Jean" (2016)

1º premio Poesía "9º Concurso de cuento y poesía "Adolfo Bioy Casares" Edición 2015, Las Flores, Bs. As. (2015)

No hay comentarios:

Publicar un comentario